¡Me cague de miedo!

El miedo existe como instinto de preservación, nos permite alejarnos ante un peligro inminente y proteger nuestra vida, pero ¿qué pasa cuando se apodera de tu mente, cuerpo y alma como una rémora que te impide avanzar?

Para muchos de nosotros la pandemia vino a sacar nuestros miedos más profundos y es que el cambio atemoriza por el enorme costal de incertidumbre que trae consigo.

Y no sé tú, pero para mi la nueva normalidad es la nueva realidad y pensar que la vida ya no será como la conocí todos estos años, ¡hace que me cague de miedo!

Si a ti, lo que estamos viviendo, no te genera el menor ruido emocional, maestro, te felicito y deseo que tu mundo lo sigas transitando como hasta ahora.

Pero si como yo, también te has cagado de miedo no solo por lo que nos vino a mover la pandemia interiormente, sino por todos los cambios permanentes que ésta dejará, creo que es momento de quitar el freno a nuestra evolución, de cuestionar nuestra capacidad de adaptación al cambio y el sentido que le daremos a lo que, a partir de estos momentos, serán nuestros nuevos principios, paradigmas y desafíos, porque el resultado de ello, será la energía que te permita avanzar, sin importar si el trote es lento o rápido,

!avanzas o te quedas!

Es un hecho que las cosas no volverán a ser como antes, este fenómeno vino a acelerar lo que se esperaba años más adelante y es por esto que puede ser tan imponente (como si pasaras de un simulador de aterrizaje a tomar el control de un avión en un minuto).

Los procesos en el trabajo han sido modificados y para muchos serán permanentes, los emprendedores cambiamos las citas en los cafés por las citas en laptops, las terapias ahora son a distancia, las escuelas adaptaron todo un sistema educativo y las reuniones con los amigos cambiaron de copa y música a una interacción con pantalla y teclado (claro, siempre puedes tener un buen trago de mezcal contigo)

Así es que, es normal que sientas miedo ante todos estos cambios, no pretendas evitarlo, ni te abrumes por experimentarlo, siéntelo, abrázalo y camina con él como un compañero que va a tu lado, que está y estará para protegerte, nunca para paralizarte.

Regálate la oportunidad de pulir tu ingenio, de identificar tus talentos y potencializar tus habilidades.

Quizá ya no será la vida de antes pero no quiere decir que no será buena.

Hoy es un buen momento para desempolvar los proyectos que están guardados o para arrancar nuevos.

¿A ti te mueve el miedo o te paraliza?

Cuéntame tus experiencias, me encantará leerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s