Me paraliza el miedo

¿Cuántas cosas has dejado de hacer porque “no es el momento” “quizá después” “hay otras prioridades”?

¿No será que es tu miedo el que no te permite dar ese paso?

Yo era experta en contarme historias muy chingonas para justificar mi falta de determinación en algunas ocasiones.

miedo

De hecho, compartir este contenido es una de esas cosas que quería hacer desde hace un par de años y no lo hacía, me justificaba con frases como “no tengo tiempo” o “no tengo equipo” o “nada más que aterrice la idea” y lo único que hacía era postergar.

Afortunadamente, he trabajado por varios años en un proceso de autoconocimiento (y sigo) y esto me ha permitido ponerle nombre a las cosas que siento.

Cuando pude reconocer y nombrar tal cual al miedo me quedé boquiabierta, porque siempre pensé que era una persona “valiente” y era una gran historia, el problema es que no avanzaba y en el fondo me sentía incongruente.

Lo que vino después fue tremendo, entre subidas y bajadas, entre la negación y la aceptación recorrí un laaaaargo camino

https://www.instagram.com/insta_karla/?hl=es-la

Pero ¿qué es el miedo?

En realidad, el miedo es parte de nuestra naturaleza como seres humanos, es una emoción primaria que nos pone alertas ante situaciones de peligro y nos permite huir o pelear para proteger nuestras vidas

Sin embargo, no hay que olvidar que hay un tipo de miedo que también es una barrera que nos impide disfrutar de la vida, y que en muchos casos es tan excesivo que nos bloquea o nos paraliza, dificultando que llevemos a cabo algo que tanto deseamos

Por eso hay que aprender a diferenciar entre el miedo que te protege y el miedo que se pone frente a ti como un obstáculo.

El miedo te bloquea

No se trata de negarlo;

hoy en día el miedo se vende como una debilidad de los cobardes, y hay mucha gente comprando la idea de que si quieres sobresalir o ser exitoso “debes ser valiente”

Yo no sé si en verdad haya personas valientes, creo que existen actos de valentía que todos hemos experimentado alguna vez y justo ahí es en donde le damos el sentido a nuestros miedos porque aun sintiéndolos nos atrevemos a hacer las cosas.

Por ello la mejor manera de trabajarlo es en la acción, sin evitarlo, sin negarlo, aceptándolo y aprendiendo a vivir con él y a pesar de él, cual un camarada que te acompaña en todo momento siempre a tu lado y nunca frente a ti

Ojo, el miedo tiene distintas formas de expresión, puede ser que se presente en forma de enojo, de tristeza, de apatía, altanería, y así un buen número de manifestaciones, unas más sutiles otras más obvias, lo que es un hecho es cada uno las vive de diferente manera de acuerdo con su personalidad, historia de vida y experiencias.

Así es que agarra al toro por los cuernos como decimos aquí en mi país y ten cada vez más actos de valentía

No olvides:

Aprende a escucharte para escuchar tus miedos y trabaja con ellos en la acción

Afronta tus miedos

Cuéntame tus experiencias, me encantará leerte

También puedes ver el artículo en mi videoblog 🙂

El miedo se trabaja en la acción,

¡Me cague de miedo!

El miedo existe como instinto de preservación, nos permite alejarnos ante un peligro inminente y proteger nuestra vida, pero ¿qué pasa cuando se apodera de tu mente, cuerpo y alma como una rémora que te impide avanzar?

Para muchos de nosotros la pandemia vino a sacar nuestros miedos más profundos y es que el cambio atemoriza por el enorme costal de incertidumbre que trae consigo.

Y no sé tú, pero para mi la nueva normalidad es la nueva realidad y pensar que la vida ya no será como la conocí todos estos años, ¡hace que me cague de miedo!

Si a ti, lo que estamos viviendo, no te genera el menor ruido emocional, maestro, te felicito y deseo que tu mundo lo sigas transitando como hasta ahora.

Pero si como yo, también te has cagado de miedo no solo por lo que nos vino a mover la pandemia interiormente, sino por todos los cambios permanentes que ésta dejará, creo que es momento de quitar el freno a nuestra evolución, de cuestionar nuestra capacidad de adaptación al cambio y el sentido que le daremos a lo que, a partir de estos momentos, serán nuestros nuevos principios, paradigmas y desafíos, porque el resultado de ello, será la energía que te permita avanzar, sin importar si el trote es lento o rápido,

!avanzas o te quedas!

Es un hecho que las cosas no volverán a ser como antes, este fenómeno vino a acelerar lo que se esperaba años más adelante y es por esto que puede ser tan imponente (como si pasaras de un simulador de aterrizaje a tomar el control de un avión en un minuto).

Los procesos en el trabajo han sido modificados y para muchos serán permanentes, los emprendedores cambiamos las citas en los cafés por las citas en laptops, las terapias ahora son a distancia, las escuelas adaptaron todo un sistema educativo y las reuniones con los amigos cambiaron de copa y música a una interacción con pantalla y teclado (claro, siempre puedes tener un buen trago de mezcal contigo)

Así es que, es normal que sientas miedo ante todos estos cambios, no pretendas evitarlo, ni te abrumes por experimentarlo, siéntelo, abrázalo y camina con él como un compañero que va a tu lado, que está y estará para protegerte, nunca para paralizarte.

Regálate la oportunidad de pulir tu ingenio, de identificar tus talentos y potencializar tus habilidades.

Quizá ya no será la vida de antes pero no quiere decir que no será buena.

Hoy es un buen momento para desempolvar los proyectos que están guardados o para arrancar nuevos.

¿A ti te mueve el miedo o te paraliza?

Cuéntame tus experiencias, me encantará leerte.